El miedo: El peor enemigo del hombre

Por Gabriel Alcolea

No todas las personas son conscientes del lavado de cerebro a que está sometida la sociedad mundial. El mundo globalizado, máxima aspiración de quienes manejan en la sombra los hilos del poder, está muy cerca de cerrarse y lograr así un objetivo inmediato: el temor y el adormecimiento de la ciudadanía.

A través de diferentes tipos de convulsiones, todas ellas con repercusión mundial, están consiguiendo que las pocas ventajas y libertades logradas por el hombre en sus muchos años de lucha, se desvanezcan como por arte de magia.

El dominio de las finanzas, los medios de comunicación, el control de la energía, las grandes multinacionales, los organismos internacionales, las nuevas tecnologías, etc., etc. llevan parejo el mismo mensaje: mentalizar a las personas de que es un ser débil y dependiente totalmente de la voluntad de cuatro mentes elitistas que manejan a su antojo todos los aspectos de la vida del individuo.

Las últimas encuestas sobre qué preocupa a los ciudadanos son un calco en todos los lugares de la Tierra. El mayor miedo que tienen hoy las personas es el paro y su economía, la doméstica y la general.

Millones de personas se ven abocadas sin remedio a dejar sus empleos sin entender muy bien las causas verdaderas que motivan el cierre de las empresas. Millones de personas son instadas a rebajar sus salarios con el fin de poder mantener un puesto de trabajo aun en la mayor de las precariedades. El absentismo laboral por enfermedad ha descendido a cifras nunca vistas en los pasados treinta años. Los propios galenos están “objetivados” para no conceder bajas entre los enfermos, digamos, “más leves” (en España hay un 30% menos de enfermos con baja que en el 2008).

El 70% de la población mundial ocupada trabaja con contratos temporales. En España, el 60% de estos contratados no supera la barrera vergonzosa de 1.100 euros brutos mensuales. Paradójicamente, y en medio de la mayor corrupción y la especulación más salvaje que se ha conocido en las historia financiera, las grandes multinacionales, los grandes ejecutivos y las rentas de los grandes patrimonios, multiplican año tras año sus beneficios.

Los trapicheos y argucias mal encubiertas de los compinches y guardianes oficiales de los poderosos, como el FMI, el BCE, el Banco Mundial, los Bancos Centrales de cada país, etc., etc., juegan y manejan los tipos de interés y las medidas y nombramientos de políticos o cargos económicos al compás y albedrío de sus dueños y señores: los amos del mundo. Estos serviles lacayos del “nuevo orden mundial” -como gusta llamar a Henry Kissinger la esperpéntica crisis que nos corroe- están consiguiendo situarnos en la tesitura que les conviene y llevan al ciudadano de a pie a desconfiar –naturalmente- de sus propios gobiernos.

El miedo no es baladí. Los hechos están ahí y han logrado que peligre el pan de nuestros hijos, nuestra propia vivienda, nuestro trabajo y… hasta nuestra estabilidad mental.

Luchemos contra ellos con un verdadero régimen republicano para no vernos convertidos en un tipo de República vergonzosa y falaz como las que ahora doblan la cerviz ante los poderosos y aplastan a sus propios hijos trabajadores.

¡¡¡A por la tercera República… Popular, libre y justa!!!

Gabriel Alcolea es miembro de la candidatura de Republicanos por Alicante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s