La prima y los primos

Por Gabriel Alcolea

Si el Gobierno fascista consigue aplastar las reivindicaciones de los trabajadores, dará pábulo a que los intermediarios financieros se fíen de su política futura. Por el bien de todos los trabajadores españoles -incluidos los esquiroles que boicotearán el sacrificio del resto- dejemos al fascismo español y a los criminales mercados con tres palmos de narices: ¡¡¡A la huelga!!!

Hoy en día hay multitud de politólogos, economistas, sociólogos, etc. que están convencidos de que en la actual crisis los mejores remedios a aplicar serían los métodos keynesianos. Nos observan que dieron muy buen resultado en el crack del 29 y años posteriores, creando multitud de ayudas y puestos de trabajo públicos.

Yo creo -humildemente, claro- que se equivocan y… bastante. En aquella situación la crisis financiera afectó a todo el mundo pero haciendo especial hincapié en los más pudientes. Hoy no. Hoy las clases más afectadas son las clases humildes y trabajadoras. Hoy no se trata de un crack mundial espontáneo en sus raices, sino de una crisis inducida y creada como una vulgar pandemia de gripe A o mal de la vacas locas.

Los sucesos que han arruinado países enteros no nos han llegado por azar. Esto es un incruento -por ahora- y criminal juego de los poderosos para tener más poder y más dinero. Esto es una vergüenza estudiada, preconcebida, premeditada de antemano. Esto se trata de un robo con todas las de la ley, y nunca mejor dicho. Todo está legislado, todo está tramado, todo tiene su argumento y su lógica.

Todo esto empezó a cocinarse hace ya tiempo, después del Tratado de Roma y la creación de la Unión Económica Europea. Toda esta pantomima se elucubró, se mantuvo y se regula mediante las famosas reuniones de Davos, Bilderberg, Comisión Trilateral, etc. Debíamos haberlo previsto para hacer frente a esta ignominia. Faltan recursos naturales o son cada vez más difíciles y costosos de obtener. Faltan primeras materias. Faltan los alimentos básicos. Los grandes y poderosos del planeta, a través de sus respectivos lobbys, hacen acopio de acciones, intereses, producciones masivas, cosechas. Dominan todo: petróleo, minerales, cereales, energía, finanzas, etc.etc.

Un nimio ejemplo es España… ¿qué les falta por conseguir?, ¿qué es lo que aún no dominan o les falta por privatizar?… Fácil: la Educación y la Sanidad. Y están dispuestos a conseguirlo…cueste lo que cueste.
Por eso mismo, hemos de resistir como sea o dejaremos en sus manos el futuro de nuestros hijos y nietos. Debemos aguantar y decir ¡¡no!!, aunque sea lo último que hagamos en nuestra vida.

Por otro lado, os supongo enterados y al día de la marcha que sigue nuestro mercado bursátil y la archiconocida prima de riesgo. Como sabéis lleva, más o menos, el mismo camino que cuando estaba el anterior Ejecutivo… la calle de la amargura.
Los “eminentes” economistas de nuestro país -sobre todo, los que pertenecen a la caverna mediática- siguen sin entender los motivos. Cambio de gobierno “progresista” (menudo chiste) por uno conservador (derecha pura y dura). Recortes y “ajustes” como nunca vistos. Respaldo totalitario a las entidades financieras. Acatamiento servil a las lineas dela Eurozona. Filtración de los Presupuestos nacionales ala Comisión Europea y a Angela Merkel (los conocen hace más de diez dias) y, como guinda del pastel, la reforma laboral más sangrienta que sociedad trabajadora alguna pueda soportar.
Bien, pues por lo visto, no parece bastante. No satisface a “los mercados”. La prima no baja su puntuación y el IBEX sólo parece -lo que realmente ha sido siempre- un casino monaguesco.
Sin embargo, los grandes cerebros financieros del país se olvidan de algo muy importante que les está pasando desapercibido. Parecen desconocer la verdadera razón que están esperando los dichosos mercados para evaluar definitivamente a la Deuda Pública española. Esa causa real y verdadero leit motiv que esperan los tiburones al acecho es, ni más ni menos, el resultado de la huelga del día 29.

Si ese día, el pueblo español da buena réplica a los expolios y robos a que están siendo sometidos por la aburguesada clase política, los mercados seguirán castigando sin piedad la inestabilidad española. Si el Gobierno fascista consigue aplastar las reivindicaciones de los trabajadores, dará pábulo a que los intermediarios financieros se fíen de su política futura.

Por el bien de todos los trabajadores españoles -incluidos los esquiroles que boicotearán el sacrificio del resto- dejemos al fascismo español y a los criminales mercados con tres palmos de narices.

¡¡¡A la huelga!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Laboral / Economía, Serveis públics / Servicios públicos, Tercera República y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s