Programa general de RPS para las elecciones Locales de 2015

Aprobado por lLogo RPSa Comisión Permanente de Republicanos el 6 de septiembre de 2014.

Los comicios se van a desarrollar en un momento histórico para nuestro país, con una aguda crisis del capitalismo y sus tremendas consecuencias sociales, un régimen, recauchutado, en descomposición, un bipartidismo debilitado y desprestigiado y con una izquierda que ha ganado peso electoral, pero sigue huyendo de la coherencia política.

Un programa de progreso que garantice que el pueblo, la mayoría trabajadora, lleve adelante sus objetivos, dé solución a sus principales problemas (paro, hambre, exclusión social, vivienda, privatizaciones, corrupción y falta de democracia,…) es imposible dentro del régimen monárquico. La reforma del artículo 135 de la Constitución, impulsada por el PSOE y con el apoyo del PP, en el verano de 2011, o la operación abdicación/sucesión en 15 días, en junio pasado, son dos claros ejemplo de ello. La persistencia de este marco político sólo permitirá ciertas concesiones siempre que no sobrepasen sus límites o pongan en peligro los intereses de la oligarquía a quien ampara.

Se impone, pues, su derrocamiento, si queremos acabar con sus leyes que nos oprimen, con sus caciques, con la corrupción consustancial al mismo, con el paro, etc.; y el advenimiento de la III República. Las elecciones municipales deben ayudar a avanzar en la acumulación de fuerzas, en la construcción de la unidad popular con ese objetivo político.

Ha habido momentos en nuestra historia reciente en que las elecciones municipales han tenido un peso político decisivo. Recordemos que las del 12 de abril de 1931 fueron fundamentales para derrotar a la reaccionaria Monarquía de Alfonso XIII e instaurar la II República, que abrió un periodo de desarrollo y progreso truncado por el golpe militar fascista.

Por otro lado, no podemos olvidar que la política municipal está íntimamente ligada a la autonómica y estatal (y europea). Así, por ejemplo, la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local supone un atentado a la democracia y a los servicios públicos y sociales municipales, lo mismo que la anunciada reforma electoral que el PP pretende imponer para evitar su derrota. La conclusión es que debemos ligar la lucha municipal con la estatal y dar a la primera una perspectiva general.

De todo ello se deduce que una de las claves de las próximas elecciones municipales es dotarlas de una perspectiva global de lucha y por objetivos políticos generales. Hay quien dice que el programa unitario de la izquierda para las elecciones municipales y autonómicas debe limitarse a las reivindicaciones locales y a cuestiones metodológicas y formales. Por nuestra parte, insistimos en que las plataformas que ya se avanzan en algunas ciudades deben contar con la participación de las fuerzas políticas de la izquierda y no pueden limitarse a defender solamente un programa electoral local. Apostamos por la promoción de candidaturas unitarias con fuerzas políticas y sociales, incluidas también personas no organizadas, que pueden adquirir distintas formas, incluida la de tipo “Ganemos”. Es la oportunidad para avanzar en la unidad de la izquierda con perspectivas de futuro y carácter estatal, y entendemos que las diversas plataformas deben dotarse de los siguientes puntos comunes:

  • Ruptura con el régimen monárquico y apertura de un periodo Constituyente por la III República. Sólo la ruptura democrática puede crear las condiciones para el desarrollo de programas populares.
  • Compromiso de todas las fuerzas de derogar la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local impuesta por el PP en diciembre pasado, que supone, entre otras medidas antidemocráticas, el refuerzo del papel de las Diputaciones Provinciales que son importantes nidos de corrupción institucional; y fomentar el papel de los Ayuntamientos como instituciones cercanas a la gente, las Mancomunidades y otras formas de coordinación intermunicipal.
  • Combatir y denunciar cualquier atisbo de clientelismo, enchufismo, nepotismo,… generalizando las cláusulas de revocabilidad de los cargos electos si incumplen sus compromisos. Derogación inmediata de la reforma electoral si finalmente terminan imponiéndola, por atentar contra criterios democráticos básicos, al impedir que se exprese la voluntad real de los electores.

En un plano municipal, planteamos que los ejes programáticos, con carácter general, sean los siguientes:

  1. Creación de puestos de trabajo por el ayuntamiento.

El Estado debe intervenir en la economía si queremos salir de la crisis. El ayuntamiento forma parte del Estado y puede, y debe, intervenir en economía.

Será el objetivo prioritario de los presupuestos municipales.

Se creará una Bolsa Municipal de Empleo que será gestionada, con criterios de igualdad, y controlada tanto por el ayuntamiento como por los representantes de los trabajadores.

  1. Mitigar la situación de penuria de las familias más desfavorecidas.

Nuestro principal objetivo es mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las clases populares, especialmente de las familias más desfavorecidas. Para ello, utilizaremos todos los resortes y capacidad del Ayuntamiento para intervenir directamente en la economía de la localidad.

Este será uno de los objetivos prioritarios de los presupuestos municipales, de la política fiscal y económica en general.

  1. Remunicipalización de los servicios públicos y sociales privatizados.

La mayoría de los servicios públicos (especialmente agua y basuras) y sociales están pasando a manos de empresas privadas (bien su titularidad y gestión, bien únicamente su gestión). Esto supone un coste adicional para las arcas municipales y un grave deterioro de las condiciones de trabajo para garantizar el beneficio de la empresa privada, además de desarrollar la corrupción.

Defensa de la sanidad y la educación públicas.

  1. Fiscalidad progresiva.

Los ayuntamientos, aunque limitadas, tienen competencias sobre impuestos y tasas municipales. Se gravará más a los que más tienen y menos a los que tienen menos: aumentaremos los gravámenes municipales a las rentas más altas y mayores patrimonios.

Se llevará a cabo una racionalización y escrupuloso control contable; se evitará todo gasto superfluo y despilfarro; priorizando los gastos en atención a las necesidades de las clases populares. Presionaremos a las instituciones supralocales para recibir ayudas y subvenciones.

El Estado debería crear un importante parque de viviendas en alquiler, y poner a disposición de los ciudadanos las miles y miles de viviendas vacías que hay en la actualidad, en especial aquellas en manos de la banca.

El ayuntamiento utilizará todos sus recursos y mecanismos (incluida la movilización social) para evitar desahucios a las primeras viviendas, e intentar garantizar una primera vivienda para aquellas personas y/o familias que no tengan: utilización de suelo público, viviendas en alquiler a un precio del 10-15 % salario; aumento del gravamen fiscal, sobre viviendas desocupadas, gradual y creciente en función del tiempo de desocupación; promover y facilitar las iniciativas cooperativas; etc.

  1. Creación de Consejos de Barrio o Asambleas de Vecinos (según el tamaño de la localidad).

Como espacios de participación y toma de decisiones de los vecinos sobre aquellos asuntos que les afecten directamente y de la vida política municipal, trasladando sus decisiones y acuerdos al Ayuntamiento.

El ayuntamiento dará cuenta regularmente de su quehacer político a dichos órganos. Los Consejos de Barrio participarán en la elaboración de los presupuestos municipales.

Realización de plenos en periodos que favorezcan la participación de los vecinos.

Desobediencia institucional, siempre que haya apoyo popular, de aquellas medidas o leyes supralocales, que vinculen a los ayuntamientos, antidemocráticas o que vayan contra las condiciones de vida e intereses de las clases trabajadoras y populares.

  1. Combatir, disponiendo los medios necesarios para ello, cualquier atisbo de corrupción y clientelismo.

Control estricto y transparente de las cuentas municipales. Regularmente se informará de las mismas a los/as Consejos de Barrio/Asambleas de Vecinos convocados/as al efecto, así como de temas sensibles como las licitaciones y contratas, la recalificación de terrenos, las cuentas de los cargos públicos.

Ningún cargo público tendrá un sueldo superior a 3.5 veces el SMI (unos 2.240 euros netos mensuales).

Renuncia al nombramiento de asesores para funciones que pueden ser garantizadas por personal del Ayuntamiento.

  1. Ayuntamiento laico.

Separación del Ayuntamiento de los asuntos religiosos: sus representantes no podrán participar, como tales, en actos y/o manifestaciones religiosas. Se suprimirá toda simbología religiosa en los actos oficiales, así como en instalaciones, dependencias municipales o en organismos dependientes del Ayuntamiento.

No habrá subvención ni ayuda alguna a entidades o manifestaciones religiosas, respetando siempre, de forma escrupulosa, las creencias religiosas personales.

6 de septiembre de 2014

Acerca de RPS Alacant

Blog de REPUBLICANOS (RPS) Alacant. Noticias, comunicados, propuestas, convocatorias y reflexiones desde el republicanismo de izquierdas. Por el Frente Popular para la ruptura con el régimen monárquico.
Esta entrada fue publicada en Comunicats / Comunicados, Política local. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s