Defendamos la sanidad pública [1/3/2009]

Manifestación por un nuevo centro de salud en Elx

Defendamos la sanidad pública
Por unos servicios públicos de calidad y para todos

Como republicanos, apoyamos al personal médico y a las asociaciones de vecinos en su reivindicación de un nuevo centro de salud para el barrio de Altabix, San Antón y Palmerales. Consideramos, con ellos, que es necesaria una amplia y permanente movilización para reivindicar los servicios sanitarios que necesitamos; pensamos, asimismo, que hay que mostrar la verdadera situación que sufrimos, tanto los usuarios como los trabajadores sanitarios, y que nuestros responsables políticos tratan de decorar con su propaganda triunfalista.

Los ataques contra la sanidad pública se han producido en diversas comunidades, más allá del color de los gobiernos autonómicos, mientras se trata de debilitar a los servicios públicos en general, incluidos la enseñanza y las prestaciones sociales. Así, como denuncia la Coordinadora Anti-Privatización de la Sanidad Pública de Madrid, fue la Ley 15/97, de Nuevas Formas de Gestión en Sanidad, la que permite que la prestación y la gestión de los servicios sanitarios pueda ser realizada por cualquier tipo de entidad privada y lucrativa. Esta ley fue aprobada con los votos favorables de PP, PSOE, CIU, PNV y CC.

No es casualidad que, ahora, esta ofensiva se recrudezca a medida que se agrava la crisis general: por un lado, el Estado ofrece a los capitales privados nuevos sectores para sus inversiones, después de la bancarrota del modelo especulativo basado en la construcción; por otro, deja que se degraden los servicios que utilizamos los trabajadores. Por ejemplo, en el mismo barrio de Altabix, vemos cómo aparece un centro de Secundaria privado, mientras Conselleria intenta recortar el número de aulas de Bachillerato en los institutos de la zona. ¿Casualidad? No creemos en ellas: a nivel general, hemos visto cómo llueven los millones, las garantías y los avales para los bancos y constructores, pero sólo ahora empieza a plantearse el debate para ampliar el período de cobro de las prestaciones de paro: una respuesta a la crisis que, para cualquier trabajador, es más que obvia, además de urgente. Por otro lado, la Administración intenta debilitar a los sectores de trabajadores más fuertes y organizados, especialmente los del sector público, promoviendo la contratación en la Sanidad como en cualquier empresa privada (por ejemplo, en el nuevo Hospital), lo cual redundará en peores condiciones laborales y, por tanto, en un peor servicio para todos. ¿O es que, con la que está cayendo, alguien sigue pensando que lo privado funciona mejor que lo público?

En definitiva, la falta del nuevo Centro de Salud en Altabix refleja la forma en que entienden la política, y especialmente lo relacionado con los servicios públicos, nuestras autoridades: igual que utilizan la Justicia para atacarse en época de elecciones, ocultando durante el resto del año la corrupción generalizada; igual que modifican las leyes educativas a su antojo, para aparentar que hacen algo, las necesidades sanitarias de los ciudadanos quedan sometidas a las disputas electorales, y sólo reciben recursos los ayuntamientos “amigos”: les da igual que el actual Centro de Salud atienda a 20.000 personas más de las debidas, o que cada médico tenga que atender a 500 pacientes más de lo que la misma Conselleria establece. Lo que van a intentar es que la sanidad pública siga deteriorándose, que los trabajadores nos cansemos de estar mal atendidos y que decidamos ponernos en manos de la sanidad privada, la que proporciona pingües beneficios a Dragados, Sacyr, Acciona, FCC, Bancaja, CAM, Adeslas y otras grandes empresas accionistas. Una minoría ha decidido que, en época de crisis, las ayudas deben ir a parar a los que más se han beneficiado de la época de crecimiento, y el paro y las deudas a los trabajadores. A nivel local, incluso, tenemos que asistir al bochornoso espectáculo de un proyecto de mirador que, desde luego, en nada beneficia a los trabajadores de nuestra ciudad y sólo será un despilfarro más, pero que resulta más sangrante aún por realizarse en medio de una grave crisis. Es otro ejemplo de cómo entienden nuestros gobernantes que hay que utilizar los recursos de todos.

Por todo ello, consideramos urgente, además de mantener la oposición a la política de la Generalitat contra lo público, la búsqueda de iniciativas que, como estas movilizaciones, sirvan para unir a todos los que aspiramos a conquistar mayores parcelas de democracia frente al autoritarismo de unos pocos: para que la crisis no sea, una vez más, sinónimo de recortes sociales. Creemos necesario trabajar para unificar la respuesta del pueblo contra las agresiones que ya sufrimos, y contra las que llegarán.

Así pues, llamamos a los sindicatos, partidos políticos, asociaciones de vecinos, asociaciones de padres y madres, culturales, etc., a unir esfuerzos para exigir políticas democráticas y de progreso, para las mayorías, que aseguren el poder adquisitivo de los sectores populares y la defensa y calidad de los servicios públicos para todos.

Por una sanidad pública de calidad

Plataforma de Ciudadanos por la República

MUP-Republicanos
(miembros de la Coordinadora Municipal Republicana)